Tengo Ganas… no es ¿quien es? Si no ¿quienes somos?

Tengo Ganas es un espacio donde las mujeres puede vomitar lo que callan; una hoja en blanco para gritar lo que es guardado por miedo, por tabú, por pena, por prejuicios. Por el temor a ser Juzgadas.
No pretendemos descubrir el hilo negro de los Webblogs. Esta creado sin pretension alguna, es un blog hecho por mujeres para ser leído por quien así lo quiera.
Tengo Ganas fue creado para ¡eso! Para que las mujeres se quiten las ganas. Todas tenemos cosas que decir, hablar sobre el sexo, sobre la soledad, los miedos, las inseguridades; un espacio donde se pueda escupir sin sentirse intimidadas, sin ser calificadas o etiquetadas.

Como mujeres, diferentes cada una, pero con ganas de contar, de decir…Hay algo que nos une y eso, es que somos mujeres.

Es un espacio abierto…

Tengo ganas es para quitarnos las ganas!

************************************************************************************************************************************

martes, 18 de mayo de 2010

Elecciones

La verdad es que cuando pienso en códigos, pienso en código penal, en código civil, en código de honor, código de vestir…postal y un sinfín de códigos que al lenguaje común y corriente resultan ser algo así como un “o todas parejas o todas chiboludas”... o al menos eso creo yo.

Por su lado, un código entre mujeres, más que un cuadernillo de “leyes y principios conductuales”, debería ser una especie de instructivo que en el encabezado se leyera un “aprenda a ser, descifrar y chingar una mustia entre sus Bff`s”. No existe un chingado código y lo sabemos. Entre nosotras lo que realmente existe son celos, tallas, envidias, los ex de las amigas a quien queremos cogernos, la blusa de marca que ella si tiene y yo no, las mustias, las perras y las no tan perras –aunque estas son peores- bien sabia es mi madre al decir que “en la viña del señor hay de todo” y hemos de estar en ese viñedo.

En cuanto a mi, se me es fácil “escapar” de ese tal código… en primera porque tengo más amigos hombres, menos llenos de fregaderas que las viejas; y en segunda de mis dos mejores amigas una de ellas es gay y a la otra le dieron agua de calzón desde que tenía quince años. –Ya tiene 30 y sigue con el mismo wey –

Nadie se cuida de mí y yo no me cuido de ellas, tienen la virtud y el don de saber se amigas y no meterse con las cosas ajenas, y eso incluye al novio y la botella de wisky.

Creo que más allá de un código todo el asunto radica en la confianza, en la honestidad y en saber qué decidir; la vida es de elecciones… “algo a cambio de algo”, así que somos libres de escoger y decidir entre una buena amiga con quien chingarse una botella o una botella para chingarte al buenísimo novio de tu amiga. Yo… ya decidí.


Yo Pecadora

No hay comentarios:

Publicar un comentario